Ya es 21-D

En las últimas semanas he tomado la decisión de dar un cambio de rumbo a mi actividad política, dejar de ser miembro activo de un partido, abandonar algunos frentes en los que me siento poco útil o poco involucrada. Es inevitable en estos momentos volver la vista atrás: para mí, todo empezó en 2010, cuando se fundó Colectivo Burbuja y decidí formar parte de ese proyecto. Como miembro de CB me involucré en el 15M, con los ojos y los oídos muy abiertos, aprendiendo de tanta gente interesante, grabando programas de radio distintos, transgresores y con mal sonido. Me sentí atraída por “Constituyentes”, recabé firmas contra la privatización de la Sanidad en Madrid, formé parte de la Coordinadora 25S; me acerqué a Alternativas desde Abajo, me afilié a un partido en pañales, estrellé mi ingenuidad contra pesos pesados como E. Santiago o P. Barragán, en la tristemente desaparecida “Suma, la gente primero”; viví muy de cerca el surgimiento de Podemos y  participé en las “Mareas”. Entre tanto, procuré que Alternativa Socialista creciera y se fortaleciera, ayudé a organizar el “Jaque al rey”, el 22M  viví el éxito de las Marchas de la Dignidad y entre 2014 y 2015 colaboré en dos campañas electorales y hasta participé en mítines y debates. Hice teatro denuncia contra la Ley Mordaza con No Somos Delito, puse cervezas en la barra del Patio Maravillas, ayudé a organizar un concierto anti-monarquía en La Casika y escribí sobre todo lo que pensaba que merecía la pena. Conocí el movimiento municipalista y trabajé para que Ganemos Madrid respondiera a las esperanzas de tanta gente. En un último esfuerzo por intentar cambiar el sistema, me involucré con el grupo promotor de Ahora en Común y salimos trasquilados. En estos casi cinco años me he acercado a todo lo que oliera a revolución, pese a que muchas veces el resultado fuera desalentador.

Y ahora, agotado el ciclo electoral, está claro que no vamos a cambiar las cosas de esta atacada. Pero no importa, hemos conseguido mucho: ahora la gente habla de política y de corrupción, hay partidos nuevos y distintos, el bipartidismo está tocado. Se ha generando un movimiento político ciudadano, al margen del caduco espacio de los partidos del régimen  y tengo la satisfacción de decir que participé en su surgimiento. Se palpa la certeza de que todo lo pasado en estos años será algo muy influyente en el proceso de cambio social y político que sin duda va a vivir nuestro país en los próximos años.

A partir del 21-D debemos dar un paso más, creo que hay que empezar de nuevo el proceso, volver a darlo todo con la comunicación, volver a movilizar a la gente en las calles, volver a generar ideas revolucionarias, organizarnos mejor. Pero esta vez será distinto, todos y todas somos ahora distintos. Lo vivido desde el 15M nos ha enriquecido, nos ha hecho más cautos, más sabios, nos ha hecho conocer de verdad a “los nuestros”. Por eso, deberemos ayudar a los que empiezan, a las personas agotadas tendremos que darles motivos para seguir y a las escépticas motivos para la esperanza. Creo que mi lugar ahora estará en la retaguardia, en la crítica, en la localización de objetivos, en la fábrica de ideas. Hay muchas luchas y todas hacen falta.

Seguimos!!

Anuncios

Un comentario en “Ya es 21-D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s