Lo mejor de dos mundos.

Un liquen no es un ser vivo, es la simbiosis de dos seres vivos, de dos mundos opuestos.Los hongos formadores de líquenes, los micobiontes, no son capaces de vivir aislados en el medio; sólo prosperan cuando encuentran un fotobionte adecuado, un alga con la que asociarse. Los hongos son capaces de resistir a la deshidratación, de acantonarse en forma de esporas cuando el medio es hostil, de nutrirse de casi cualquier fuente orgánica de carbono. Las algas cianofíceas que forman los líquenes son el arquetipo de organismo fotosintético o autótrofo; con la radiación solar , el nitrógeno del aire y el agua de su medio son capaces de sintetizar sus estructuras, no necesitan nutrirse de materia orgánica como los seres heterótrofos. En casi todos los casos la simbiosis es tan estrecha que existe algún tipo de penetración del hongo en las células del alga. Juntos colonizan los parajes más inhóspitos, son los primeros en instalarse sobre las rocas desnudas, los que se atrincheran en las frías montañas, pero a la vez son los más sensibles a la degradación del medio, como si ese maridaje formidable solo estuviera preparado para resistir los contratiempos de la naturaleza, nunca los causados por la mano del hombre. Eso hace de los líquenes un indicador biológico de primer orden. Por todo ello y por su simbolismo los elijo como representación de este blog, donde se darán la mano reflexiones desde el corazón y anhelos con análisis basados en la observación, el estudio y la experiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s